No entiendes Bitcoin porque crees que el dinero es real

Empecemos por dejar claro que el dinero, es sólo una ilusión que todos creemos con mucha seguridad.

Bitcoin también es una alucinación pero masiva. Son sólo números y letras virtuales que no están respaldados por nada más que la fe de los que lo usan.

Lo que sí es mucho más difícil de entender es que lo que conoces como dinero también es una alucinación. También consisten en números virtuales. Se almacenan en papel o monedas, pero su único respaldo es la fe de los que los aceptan como forma de pago, y de otros que a su vez los aceptan como pago para ellos. La principal diferencia es que, al menos por el momento, la ilusión, en el caso de los dólares, es ampliamente creída.

De hecho, alrededor del 90% de los dólares, son solo cifras digitales, no existen impresos en ninguna forma tangible. Interesante o no?

Los líderes Estadounidenses les ha sido históricamente casi imposible de resistirse a la tentación de fabricar dinero. Una muestra evidente de la desproporción es la inflación: El poder adquisitivo de $1 en 1959 está ahora por debajo de los 12 centavos.

Uno de los motivos por los que Bitcoin fue creado, fue abordar esta debilidad histórica, ya que cuando sean creados los 21 millones de Bitcoins no va a existir ninguna forma de generar más, dando paso a la ley de la oferta y la demanda al incrementar su valor exponencialmente tras su escasez.

Existen diferencias muy radicales entre los dólares estadounidenses y las criptomonedas. Por ejemplo, todas las transacciones realizadas con bitcoin se registran en un libro de contabilidad infalsificable, que no depende de la autoridad centralizada de los bancos o gobiernos sino del consenso de una red pública a la que cualquier persona es libre de unirse. El anonimato de bitcoin no se compara con el anonimato del dinero en efectivo.

La confusión que tiene la mayoría de personas acerca del dinero es todo lo que cuenta.

Las instituciones financieras son permanentemente propensas a la corrupción

Las criptomonedas no podrán ser entendidas ni siquiera un poquito por aquellas personas que piensen que el dinero es real. Su respaldo no es más que la confianza humana en instituciones cuya estabilidad y realidad es muy incierta en la mayoría de casos. Un dólar estadounidense está respaldado por la fe y el crédito de Estados Unidos como nación. Pero, ¿qué significa esto exactamente? Significa que si llevas un dólar al U.S. Treasury y les pides que te lo canjeen, te darán otro dólar.

Todas las instituciones financieras existentes hoy en dia son super defectuosas y permanentemente propensas a la corrupción y manipulación.
Todo esto fue mucho antes de que Bitcoin y su inventor Satoshi Nakamoto aparecieran.

Bitcoin fue un proyecto de motivación política desde el principio, un nuevo sistema construido explícitamente para proporcionar un medio de intercambio digital a prueba de manipulaciones en el que podría basarse una mejor alternativa a nuestros sistemas bancarios existentes.

Los registros producidos por la red informática de las criptomonedas pueden hacerse a prueba de manipulaciones, garantizando así la solidez de las monedas, incluso mejor que los gobiernos. Hasta ahora la tecnología Blockchain sobre la que se construye Bitcoin ha demostrado, al menos parcialmente, esta teoría. Un millón o más de Bitcoins han sido robados desde 2009, pero el sistema de contabilidad en el que se basa Bitcoin, ha permanecido estable e incorruptible.

La verdadera salvedad de Bitcoin es la incorruptibilidad de los registros, y sin la sangre fría de Gavin Andresen, que fue el único desarrollador de Bitcoin durante muchos de sus primeros momentos de crisis, el proyecto podría haber muerto fácilmente. Incluso hoy en día, los diferentes dolores de crecimiento que todavía afectan al sistema Bitcoin proporcionan una especie de prueba de resistencia. En la actualidad, la relativa falta de confianza de los desarrolladores de bitcoin, que muchos consideran que están elaborando estrategias para su propio beneficio, puede estar causando un daño duradero no sólo a Bitcoin, sino también a la promesa de la tecnología Blockchain en general.

Debido a desastres como el robo de alrededor de 800.000 bitcoins del exchange de Mt. Gox en 2014, todo el ecosistema de criptomonedas recibió una especie de mala reputación. La percepción era que el propio Bitcoin fue hackeado de alguna manera, cuando en realidad fue el mayor hackeo a un exchange de cripto activos, al igual que el Banco Central de Bangladesh el cual fue afectado con 63 millones de dólares en su cuenta en el Banco de la Reserva Federal de Nueva York en el 2016.

Decir que bitcoin es un fraude por las estafas a personas es exactamente como decir que la industria bancaria es un fraude porque la empresa JPMorgan Chase es corrupta. ¡Bitcoin se usaba en la deep web para comprar y vender drogas! Bueno, la mayoría de los billetes de cien dólares tienen rastros de cocaína y múltiples crímenes pero el hecho de que se utilice en transacciones criminales, ¿Deslegitima el dinero en efectivo? ¡No! La verdad es que el dinero está manchado por su propia naturaleza, así que si te opones a recibir dólares en tu cuenta, por favor, envíalos a mi cuenta de banco que ahi seran bienvenidos.

Muy pronto, el sistema Blockchain que ahora se utiliza para garantizar las transacciones de Bitcoin se transformará y fusionará con otros sistemas, porque su valor es incalculable. Los inversionistas desde Wall Street hasta Sand Hill Road ya han invertido cantidades significativas de dinero, tiempo y esfuerzo basados en Blockchain.

En todas partes donde los seres humanos necesitan saber con seguridad si algo sucedió realmente o no, la tecnología Blockchain puede ser programada para darnos información incorruptible al respecto. Cualesquiera que sean los defectos del sistema que Satoshi Nakamoto puso en marcha en 2009, y que siguen siendo sustanciales, demostró que realmente existe una manera de que la gente cree registros infalibles y garantizados de las transacciones humanas, sin depender en absoluto de autoridades externas como los bancos o los gobiernos. No hay vuelta atrás.

La lucha por la estabilidad en cualquier moneda está siempre en proceso de perderse, porque donde quiera que haya una oportunidad de falsificar una transacción, la naturaleza humana es tal que algunos tratarán de estafar. Incluso la estabilidad limitada y precaria que tenemos en los países desarrollados requiere la vigilancia y el trabajo de innumerables personas de principios, y nunca hay certeza. La lucha por preservar la ilusión de que el dinero es real nunca termina, y nunca puede terminar.

No cabe duda de que la perspectiva de una riqueza instantánea puede enloquecer a la gente.

Deja un comentario